Los 5 tipos de cáncer más comunes de la rama ginecológica

tipos cancer ginecologicos fecundación in vitro

Hay muchas razones por las cuales una mujer puede ser propensa a desarrollar un cáncer ginecológico; sin embargo, la investigación indica que algunas clases de genes (oncogenes y genes supresores de tumores) pueden dañarse (a través del tabaquismo, el envejecimiento, las influencias ambientales o la herencia) y dar como resultado la diseminación incontrolada y el crecimiento de células anormales. Si estas en pleno proceso de planificación familiar y te gustaría saber si eres una buena candidata para la fecundación in vitro, te recomendamos que primero te realices un examen médico para descartar el desarrollo de estos tumores.

Como hemos indicado, esta diseminación de células anormales se origina en los órganos reproductores femeninos: el cuello uterino, los ovarios, el útero, las trompas de Falopio, la vagina y la vulva. Y aunque hay cinco tipos comunes de cánceres ginecológicos que sufren las mujeres: cáncer de cuello de útero, ovarios, útero, vagina y vulva, existe también un sexto y muy raro cáncer de trompa de Falopio.

1. Cáncer de cuello uterino:

Comienza en el extremo inferior y delgado del útero, que se conecta con el extremo superior de la vagina. Por lo general, causado por el virus del papiloma humano (VPH), el cáncer de cuello uterino tiende a afectar a las mujeres, principalmente a partir de los 30 años o más. Cuando se diagnostica temprano, el cáncer de cuello uterino es altamente tratable, lo que resulta en una alta tasa de supervivencia.

2. Cáncer de ovario:

Comienza en los ovarios, que están ubicados a cada lado del útero, y es responsable de más muertes que cualquier otro cáncer asociado con el sistema reproductivo femenino. Aunque, cuando se detectan en una etapa temprana, los tratamientos del cáncer de ovario tienden a ser bastante efectivos.

3. Cáncer uterino:

Comienza en el útero, que es el órgano con forma de pera que se encuentra en la pelvis de la mujer, y donde el bebé crece mientras la mujer está embarazada. Aunque el riesgo de ser diagnosticado con cáncer uterino aumenta con la edad (después de la menopausia), todas las mujeres corren el riesgo de padecerlo.

4. Cáncer vaginal:

Comienza en la vagina, el canal hueco, en forma de tubo, que se encuentra en la parte inferior del útero y que atraviesa el exterior del cuerpo. Aunque el cáncer virginal se considera raro en la mayoría de las mujeres, siempre existe ese riesgo.

5. Cáncer de vulva:

Comienza en la vulva, que es la parte externa del órgano genital femenino, y cuando se combina con el cáncer virginal, representa entre el 6% y el 7% de todos los casos de cáncer ginecológicos diagnosticados en los Estados Unidos.

Existe un sexto cáncer ginecológico, el cáncer de tubo de Falopio que comienza en las trompas de Falopio que conectan los ovarios con el útero; aunque este tipo de cáncer es muy posterior, casi nunca se habla de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *