Motivos para divorciarse y cómo superarlos

divorcio

Las estadísticas actuales cuentan que uno de cada cinco matrimonios termina en los primeros años de convivencia. Algunos puntos de fricción son los más habituales, los que llegan a crispar o a desgastar a uno o ambos miembros de la pareja durante este tiempo, y es con los que hay que tener más cuidado. Claro que, de no haber solución, siempre podemos buscar abogados matrimonialistas en Barcelona y empezar el proceso de divorcio. Tampoco se va a acabar el mundo. Pero, si esto no es lo que quieres, te avisamos de los problemas que suelen causar la mayoría de los divorcios:

Celos e infidelidad

Un conflicto desde siempre. El mayor problema de los celos es cuando se pierde la confianza. Y qué decir si los celos son producidos a causa de una infidelidad; en muchas ocasiones, esto lleva a una ruptura de manera automática.

Por supuesto, hay que plantearse si los celos sin infundados o no. Una parte de la pareja no le puede decir a la otra con qué amigos salir y con cuáles no, cómo vestir o adónde ir. No hay que controlar a la otra persona ni someterla. Por ello, de haber algún conflicto de entrada, lo mejor es solucionarlo hablándolo y con la verdad por delante.

Aburrimiento

Hay que tener proyectos en común. Si no, podemos pasar a ser, simplemente, compañeros de piso o amigos. Lo ideal es sacar siempre tiempo para el otro, para estar juntos, para irse de viaje o planear una pequeña escapada… Renovarse y plantearse metas conjuntas es esencial para la vida del matrimonio.

Falta de comunicación

Puede estar relacionada con los dos puntos anteriores. Puede llevar a la pareja a sentirse como si fueran auténticos desconocidos, a sentirse alienados en su propio hogar. Y es una especie de círculo vicioso: “como no conozco a mi pareja, no hablaré con ella”. Y así.

Crisis económicas y personales

Cuando llegan los problemas, no todos somos capaces de ser fuertes. Y esto puede llevar a una especie de vacío, así como a problemas diversos con la pareja, cuando quiere ayudarnos, o bien, cuando no parece tener la intención de hacerlo.

Muchas personas creen que, al divorciarse, empiezan de cero, tienen una nueva oportunidad. Sin embargo, no siempre es así, ya que la vida que has construido va a seguir ahí. Hay que afrontarlo de otro modo: debemos ser responsables y afrontar nuestros problemas, incluso después del divorcio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *